Biografía

Efraín Enrique Recinos Valenzuela, nació en Xela, nombre con el que se identifica al Municipio de Quetzaltenango, cabecera departamental de Quetzaltenango, segunda ciudad en importancia del país, un 15 de mayo 1928.

Sus padres fueron María Trinidad Valenzuela Micheo y José Efraín Recinos Arriaza.  Es el mayor de tres hermanos: Clemencia, Ana María y Efraín.

Los papás del Maestro

Su padre fue un hombre de grandes ideas, muy avanzadas para su época, de origen humilde, pero muy talentoso, soñador e idealista, guardaba todo lo que hacía su querido hijo varón “Quiquito”, como le decía. En su particular sabiduría y demostrando cualidades parternales muy pocas veces vista, tomo una decisión vital para el desarrollo intelectual del Maestro… no lo envió a la escuela a temprana edad, porque creía que los otros niños podían enseñarle malcriadezas, situación que al final no era un inconveniente pero si una gran catapulta para formar su carácter curioso, imaginativo, de intelecto desarrollado a sus propias aptitudes, condicionado a su propia capacidad, lo cual, estando en una Escuela habría sido un lastre por el nivel académico de sus colegas compañeros y por las limitaciones del sistema educativo de la época.   Debido al trabajo de su padre la familia se mudó en muchas ocasiones, dándole un mejor punto de vista, una adaptabilidad y un sentido de pertenencia a su país… además esto permitió que los grandes amigos de Efraín fueran los lápices y, en mejores tiempos, los crayones.

Así, Efraín hijo, a sus 5 años ya se había iniciado en el arte cuando dibujaba terribles monstruos, guerras, soldados y grandes batallas.  Con los años las figuras se convirtieron en hermosas damas, retratos y héroes.  Su dibujo fue autodidacta, lleno de detalles y colores, aplicaba el libre uso de la perspectiva y sus trazos estuvieron siempre alejados de la influencia de su padre quien indirectamente promovió su desarrollo, dejándole a sus talentos brotar tal cual estos eran… por lo que sin influencias externas el pequeño Efraín creo en su mente ese caudal gigantesco de imaginación y creatividad que hoy constituye parte de su legado.

Aprendió a leer y escribir a los 7 años. La marimba, el violín y la mandolina fueron instrumentos que sus manos empezaron a acariciar en el seno de su hogar junto a sus hermanas y su padre.

A los 8 años empieza a hacer pequeños paisajes al óleo. Luego a los 13 años, superó en edad a sus compañeros de cuarto grado primaria en la Escuela Costa Rica. Y dado que ya había leído muchísimos libros, incluyendo El Quijote de la Mancha, obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra y no una sino dos veces, en sus juegos para molestar a sus amigos utilizaba el lenguaje cervantino (español antiguo), por lo cual fue considerado loco y de allí su apodo.

Ya viviendo en Ciudad de Guatemala, su padre lo inscribió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas para que estudiara dibujo y escultura.  Contrario a su experiencia en la escuela, aquí fue el más pequeño de sus compañeros todos adultos, por lo que recibió siempre duras críticas de parte de sus maestros, quienes le gritaban y destruían su labor. Esto le provocaba mucha frustración.

Como vemos, es comentado ampliamente que uno de los factores detonantes de las cualidades geniales del Maestro Efraín Recinos fue su padre, Don Efraín Recinos Arriaza, un hombre visionario que supo cultivar en su hijo la capacidad de pensar, de soñar, de crear, de hacer cosas y no tener límites, de lo que se desprende otra anécdota excepcional de su vida, Don Efraín Padre, tenía como costumbre “premiar” a su hijo cuando alcanzaba algún resultado o lograba alguna meta, de esta cuenta, el día que el Maestro aprendió a leer y escribir, a los 8 años de edad, su padre le informó que había recibido una notificación del gobierno francés y que iba firmada, nada más y nada menos que por Napoleón.

Efraín, el niño, con una imaginación tan grande y colorida más su ingenuidad natural, a sus ocho años lejos estaba de comprender que Napoleón había vivido 200 años antes, pero si sabía que era uno de los generales del ejército francés que había logrado tantos éxitos en el campo de batalla y por su innato liderazgo, entonces, Efraín, emocionado de saber que Napoleón había enviado un “despacho”, recibió de manos de su padre una medalla, la cual consideró un gran honor y lo hizo sentir motivado a seguir creciendo en capacidades y talentos,  valga mencionar que dicha medalla, creada por su astuto padre, estaba hecha en simple cartón y  colgaba de una pitita, pero en ella, escrito a máquina lo que leemos en la ilustración.

No pudo ser de otra manera, la genialidad no es innata, como cualquier talento tiene 10% de inspiración y 90% de transpiración, su padre cultivó esa cualidad que el día de hoy, ha hecho que la prolífica mente de don Enrique Efraín Recinos Valenzuela nos esté dando un legado cultural, artístico y humano de tan inmensas proporciones.

En su período adolescente, entre 1946 y 1950, hizo retratos de jovencitas de las que estuvo enamorado, de hecho,  lo que podríamos considerar como su declaración de amor era hacer el retrato y entregarlo a la dama de sus sueños, pero, como por arte de magia, era en ese momento cuando, repentinamente, desaparecía el amor, así pasó su adolescencia, hasta que un día conoció a Elsa, la hermosa joven de quien se enamoró, con quien sostuvo un corto romance de 17 años, incluyendo un viaje a Estados Unidos que ella hizo  y con quien se casó, años después.

Eran tan particulares las características de la época, que las condiciones económicas y la oferta de productos, herramientas o materiales hacían muy complicado adquirirlos y aunque los precios, hoy, parecen risibles, Efraín no tenía ingresos y, para comprar materiales de dibujo, hacía retratos a crayón de héroes, historietas y personajes políticos que vendía en las calles y con sus compañeros. Cuando terminó la secundaria, prácticamente montó su primera exposición de dibujos al pastel, la cual terminaba con un dibujo de una bomba atómica.

Mientras cursaba su bachillerato en el Instituto Central para Varones, donde fue abanderado varias veces, incursionó en el deporte. Según él, nunca tuvo condiciones físicas para el deporte, solo muchas “ganas”, con las cuales logró algunos récords nacionales: 800 metros planos, 400 metros con vallas y 3,000 metros con obstáculos (steeplechase, nombre con el que se le conoce).

En el año de 1951 asistió a los Juegos Panamericanos, en un avión de la Fuerza Aérea Guatemalteca viajó junto con sus compañeros de la talla de Mateo Flores y gracias a su entusiasmo alcanzaron un quinto lugar en la categoría general, solo por debajo de los grandes países, incluyendo al anfitrión.

Juegos Panamericanos de Buenos Aires en 1951

También se interesó por la práctica de las disciplinas como la arquería, básquetbol, patinaje sobre hielo y ajedrez.

Después de su carrera intermedia, llegó a la facultad de Ingeniería de Universidad de San Carlos – ya que en esa época no había aún Facultad de Arquitectura –. En el año de 1953 se destacó como mejor alumno.

Un año más tarde, participó en un concurso donde presentó una perspectiva de una vivienda en la cual utilizó técnicas de paisajismo aprendidas en la infancia, el premio lo llevó a ser parte de la Dirección de Obras Públicas, entidad del gobierno a cargo de la construcción de la infraestructura en el país. Así inició una carrera como dibujante de presentación arquitectónica, en la cual les hacía las presentaciones a los arquitectos Montes, Pelayo Llarena, Haeussler. En este período involucró a sus propios personajes, que poco a poco se convirtieron en protagonistas de sus creaciones y hoy forman parte de figuración que lo caracteriza.

Dos años después, en 1956, ganó el examen privado de la carrera de Ingeniería con una Especialización en Estructuras con lo cual pasó a ser Jefe de la Sección de Diseño en Obras Públicas.  Por las noches y fines de semana pintaba y empezó un proceso de inmersión en el arte de la escultura.

En 1967, se casó con la dama que lo conquistó años atrás, Elsa, con quien procreó a su única hija, Lorena.

Al año siguiente, en 1968 y por espacio de casi un año fue a  estudiar cerámica, mosaico y vidrio soplado al Instituto Politécnico de Leicester, Inglaterra. En este tiempo nace Lorena.

Premios

En 1959 ya con el talento artístico más definido y con rasgos intelectuales que superaban por mucho la media de sus compañeros,  participó en un certamen universitario, con el cuadro titulado “Indigestión de Tamales”, de donde se desprende una de las miles de anécdotas que adornan su vida: Resulta que a los miembros del jurado no les gustó el nombre de la obra y cometieron la falta de pedirle que se lo cambiara por Abstracción, a lo cual él se negó rotundamente.   Sus compañeros le apoyaron y los jurados decidieron dividir el premio entre 3 estudiantes: Amerigo Giracca, Elmar Rojas y Efraín Recinos.

En 1962, ganó el primer premio del Certamen Nacional Carlos Valenti, con su cuadro La Huella de mis antepasados y, a partir de ese momento, lo empezaron a tomar en cuenta y es así como se comenzó a ganar un espacio grande en el mundo del arte.

En 1963, con su obra La Noche de los Mayas, logra afianzarse entre los artistas jóvenes de la época.

En 1964, los organizadores del conocido Certamen Juannio, que apoya obras del Instituto Neurológico de Guatemala, llegaron a su estudio y le invitaron a participar en la subasta.  Él no creía que los cuadros que tenía embodegados pudieran servir, pero ellos se llevaron dos. ¡Vaya sorpresa que se llevó! Durante la subasta y de quetzal en quetzal, el precio se empieza a subir y el cuadro Diablos Morados alcanza la exorbitante cantidad de Q.400.00.  Desde entonces ha colaborado en Juannio.  También ha donado gran cantidad de obras para fines culturales y de beneficencia.

Breve Análisis de su obra pictórica

Estado de Sitio.

Técnica:____________

Esta obra tiene como tema transmitir la penosa condición de vida de los guatemaltecos durante la guerra interna que vivió, entre 1961 y 1997. La obra muestra en el interior de una habitación a un grupo de personas, mujeres, hombres y niños rodeados de cañones. Pero, aquí la maestría: estos cañones están de rodillas ante sus víctimas y tienen sus ojos vendados, no saben lo que hacen.

El pintor, Pintura con nueve estorbos

Técnica:____________

La idea original de esta obra nace de la organización de la exposición Los Diez Grandes, que realizara la connotada Artista Ingrid Klüssmann en    (año).   Obra humorística donde aparecen como estorbos, artistas de la talla de Luis Díaz “tirando tetuntes”; Víctor Vaskestler rodeado de útiles de oficina; Maco Quiroa “Gato Viejo” escribiendo a máquina sobre un inodoro; Manolo Gallardo rodeado de bellas mujeres; Dagoberto Vásquez con pequeñas figuras haciendo equilibrio sobre su espalda; Roberto González Goyri halando la carreta con sus hijos y esposa; Rodolfo Abularach vigilándonos desde Nueva York; Ramón Avila en calidad de torero enfrentando a un ejemplar que no le obedece y Elmar Rojas queriendo ser político y regresando a su pintura.   En el centro, vemos al verdadero pintor, pintando a su musa.

Análisis escultura

Música Grande:

La idea de honrar a la marimba, sin embargo, corría el año 1970 y la guerra interna era cada vez más dura y cruenta, día tras día caían sus amigos y muchos desconocidos, ofrendando su sangre, así que, durante su creación, poco a poco se fue transformando en un tanque de guerra.

Desde los 60´s pensó que en la escultura podría usar un material distinto, así que exploró diferentes técnicas y empezó a trabajar el plástico en planchas, cortando piezas que constantemente se quebraban. Para darles formas curvas usó hornillas eléctricas comunes, con las cuales calentaba los pedazos por 5 minutos  y luego los colocaba en una base de madera, donde se endurecía. Allí las atornillaba y para tapar los tornillos les colocaba unas florecitas de madera curada.

Con esta técnica logró hacer Héroe Trágico y la Guatemalita, ésta última utilizada en La Plaza del Milenio, ubicada al costado oriental del Obelisco, en el evento realizado para el cambio de siglo.

Obra Mural

Murales en Parque de la Industria

Junto a Roberto Gonzalez Goyri ganó dos espacios para hacer estos murales, que se encuentran en cuatro edificios del Parque de la Industria, en la zona 9 de la Ciudad de Guatemala.   Están hechos en cobre y representan sucesos relacionados con la industria, así comenzó su relación con este conocido parque, que luego daría paso al monumento y las esculturas de la fuente que lo adornan.

Mural del Crédito Hipotecario Poniente

Éste se refiere a la historia del comercio desde la Prehistoria a la Revolución Francesa, incluyendo el uso de la energía hidráulica y eólica. Con este mural empezó a formar parte del equipo que creó el Centro Cívico en la zona 1 de Guatemala.

Murales exteriores de la Terminal Aérea

Trató de expresar temas que hablen de nuestros viajes aéreos. (ampliar)

Murales interiores de la Terminal Aérea

Algunos se destruyeron con el terremoto de 1976, pero los restantes después de los nuevos trabajos de ampliación, fueron embodegados xxxx no entiendo si están embodegados hasta la fecha y/o los que están expuestos son los que se salvaron del terremoto.

Murales Biblioteca Nacional

El Maestro decidió que no quería integrarlo al Edificio de la Biblioteca Nacional, porque lo consideraba una arquitectura no guatemalteca, así que quiso armonizar con el Parque Centenario, sus pájaros, aquellos novios besándose, las señoras atoleras con su nota pintoresca, policías, ladrones, vehículos, árboles…, y además, los muertos.

Este mural recibió todo tipo de opiniones favorables y adversas durante años, por su tinte de denuncia contra la guerra interna y el gobierno.

Se conoce que el día de su inauguración un funcionario de alto rango, anunció que llegaría con un tractor a destruir el mural.   Ese día, desde las 6 de la mañana, haciendo uso de un gran suéter amarillo, el Maestro se plantó frente al mural esperando al tractor destructor, pero este no llegó nunca… había triunfado la libre exposición de las ideas y la hidalguía de su creador para defenderlas. Durante el acto de inauguración el alto funcionario, que habría ordenado al tractor destruir el mural dijo: “Inauguro estas gradas, más no así este mural…”

Murales del Conservatorio

En 1992, aún como empleado de la Dirección de Obras Públicas recibió la instrucción de restaurar el Conservatorio Nacional, pero una semana después se interrumpió la labor por falta de fondos. Los señores del Club Rotario Sur se enteraron y decidieron costear la restauración.   Pagaron las butacas nuevas, el techo, pisos, nuevo escenario, iluminación común y de escena, sanitarios, etc.   El Maestro pensaba que si este auditorio tuviese palcos laterales, mejoraría su acústica, pero eso, estructuralmente hablando era muy costoso.   Así que, como homenaje a los palcos ausentes, él creó palcos y público de mentiras. Colocó compositores y autores varones y, para un justo balance, mujeres ligadas a la historia del arte mundial. En total, 89 retratos de artistas de diversos países, razas y géneros forman parte del exclusivo público, a quien él mismo invitó y por lo tanto fue costeado con sus propios recursos ya que no era parte de la restauración.

Mural Hotel Intercontinental

Uno de los laterales de acceso al Hotel toca el tema de la llegada de los viajeros, una dama en un auto antiguo, viajeros que llegan por la vía aérea, marítima, por ferrocarril o a pie.   En el otro lateral se representa lo que sucede durante su estadía en el hotel (XXXXXXX creo que la idea central no figura en esta descripción XXXXX)

Obra escenográfica

-Esto es Broadway.
-Cuentos para niños del año 2000. (el año es parte del nombre y/o se montó en ese año) XXXXXXX
-La noche de los cascabeles.

————————————————————————-

Historia de la construcción del Teatro Nacional de Guatemala

Desde 1944 quedó en abandono la colina de San José, hasta que en la administración del Presidente Idígoras se realiza el primer proyecto para la realización de un Teatro Nacional, siguiendo modelos europeos y norteamericanos.
El diseño fue presentado por el Arquitecto Marco Vinicio Asturias en 1961. Se trataba de una obra monumental de la cual solo se pudieron fundir los cimientos ya que en marzo de 1963 fue derrocado el General Idígoras  y el proyecto pasó al olvido.   El Arquitecto Asturias falleció poco después en un lamentable accidente automovilístico y en definitiva la construcción del Gran Teatro se detuvo por más de cinco años.

El ingeniero Recinos ya había comenzado a construir algunas obras complementarias como el Teatro al Aire Libre. En el año _____  se le llama para seguir el proyecto del gran teatro, que debía llenar tres requisitos: conservar la cimentación, que el diseño fuera más pequeño y con capacidad de recibir a dos mil espectadores. Los trabajos formales se iniciaron en 1971.

En este período estudió acústica de manera práctica, con el Dr. Wilhem Jordan de Dinamarca, conocimientos que puso en práctica en esta majestuosa obra.

Por aquí voy
El Maestro pensaba que la Arquitectura es el arte más costoso de todos, y, contrario al espíritu minimalista decidió hacer una arquitectura guatemalteca. Creó un diseño que se integraba al paisaje, empezando por los imponentes volcanes de Agua y Pacaya que vigilan la ciudad desde el sur. La fachada frontal, en abanico, viene de la forma de la marimba.   También pensó que el edificio pudiera ser usado por fuera, en homenaje a las pirámides mayas. El teatro es, al final, una continuación del mirador natural que es la colina, y sus colores azul y blanco evocan el color que tenía el cielo hace 40 años.

En el interior, vestíbulos y pasillos, insistió en colocar alfombras y tapices llenos de color.  En el interior de la gran sala, los colores son discretos para no competir con el colorido del escenario que puede ser múltiple.

Tuvo algunos problemas con los jefes e ingenieros de la institución para la que trabajaba porque todo lo querían simple, cuadrado y blanco, pero siempre logró “jugarles la vuelta”, como le ocurrió con la lámpara del vestíbulo.  Le ordenaron hacerla de “almendrones” porque así eran en todos los teatros, así que el Jefe de la Obra marchó a Viena para que le presupuestaran dicha lámpara.  Cuando el presupuesto vino a Guatemala se llevaron la gran sorpresa: costaba 4 millones de dólares. El Maestro había visto en Berlín un tipo de lámparas que podían unirse en forma de chorros, mucho más estética, efectiva y barata, así que las usaron y las colocaron a su manera, teniendo con esto un ahorro de 3.7 millones de dólares.

El día de la inauguración del Teatro en 1978, al Maestro le dieron dos entradas hasta atrás, lejos de las personas VIP, ya que las primeras filas fueron ocupadas por altos dignatarios. Cuando llegó, sus localidades ya habían sido ocupadas. Por suerte encontró una butaca para su hija y él tuvo que pasar toda la inauguración sentado en el suelo.

Otro detalle fue la caída del telón principal en cierto momento del espectáculo.   Los muchachos de tramoya, con su espíritu de servicio, de repente surgieron serios e imperturbables y enrollaron el telón enorme, y se retiraron elegantemente con él. ¡Fue un momento teatral!

Teatro al Aire Libre

En la colina de San José existía desde el siglo XIX, el Fuerte de San José construido para defender la Ciudad. Con el paso del tiempo, dejó de usarse como tal, pero su estructura era apropiada para servir de base a un teatro al aire libre, el cual se construyó en los años 60.

Se diseñó en base a una arquitectura escultórica. Empezó con una pequeña cabina de iluminación lateral, siguió con dos torres de control de sonido y luego dos miradores.   Así fue completando todas las instalaciones del auditorio.   El diseño general sugiere formas guerreras.   El fuerte era un defensor de la Ciudad y, a partir de ahora, sería un defensor de la cultura.

Teatro de Cámara

Se diseñó para ser escenario de obras de teatro, comedia, drama, lecturas, conferencias. Sin embargo, ese espacio no fue hecho para teatro sino para que en él funcionaran los émbolos que subirían o bajarían el piso del escenario en el teatro grande.   El Maestro se oponía a esta ubicación. El escenario del teatro grande se encuentra justo encima del teatro de cámara y  si se baila allí, el impacto y ruido que esto provoca en el piso es muy difícil de controlar.   Pero las autoridades a cargo exigieron que en ese espacio estuviera el teatro de cámara y el que se opusiese sería despedido, al Maestro no le quedó más que adecuar su diseño a la orden.

Parques del Teatro Nacional

El cerro del fuerte de San José era un peñasco de talpetate, totalmente árido, así que pensó en llenarlo de árboles, por eso esta colina es de las más arborizadas de la ciudad.

Parque Infantil zona 18
Inicialmente, la cárcel de la zona 18 fue construida para albergar a las mujeres reclusas de Santa Teresa, pero ellas traían consigo a sus hijos, por eso pensó en hacer un parque infantil.
Diseñó casitas en los árboles, columpios extraños, antiguos vehículos para jugar dentro, fuentes traviesas, sanitarios para niños, asientos para las madres, resbaladeros extraños y plantaron muchos árboles.  No tiene conocimiento que pasó con lo construido. XXXXXXX existe o no existe en la actualidadXXXXXXXXXXXXXX

Parque de la Industria
Inicialmente el Maestro realizó los murales y después le solicitaron un monumento a la industria de 100 mts.  de alto.   A él le pareció muy ostentoso, por lo que convenció a las autoridades de hacerlo más pequeño que los árboles existentes, al fin lo rebajaron a 20 mts.   Ya existía una fuente que se unió al monumento, a través de una cascadita.   Alrededor colocó unas pequeñas esculturas de las Náyades o ninfas de los ríos, y una pareja besándose.   Como la obra se tenía que entregar en un tiempo establecido, se trabajó de las seis de la mañana a las diez de la noche.

Plaza Milenio
Fue hecha para celebrar el principio del nuevo milenio. En el momento preciso, 12 de la noche o año nuevo en Guatemala, debía pasar la escultura de la Guatemalita, volando, a través de esa puerta. Un grupo de niños la hizo volar, cargándola sobre sus hombros.

Instituto de la Marimba
Será Guatemala el primer país del mundo en tenerlo.   Se localiza en la ladera este de la colina del Teatro Nacional.   El diseño sugiere un grupo de mujeres tocando marimba.   La construcción está interrumpida por falta de fondos.

Proyectos actuales
En Guatemala han surgido dos mecenas del arte que inteligentemente, discretamente y con verdadero amor a nuestro país han apoyado el arte guatemalteco.  José Toledo, Pepo para sus amigos, ha publicado gran cantidad de libros de alta calidad, ha apoyado materialmente la creación artística y también ha producido gran cantidad de documentales especiales de nuestra cultura. Es quien ha realizado los libros sobre el Maestro Recinos: Improvisaciones, Difusores acústicos, El juego de hacer dibujos, Murales censurados, así como los documentales de su Dibujo infantil, la de su vida y obra y la película de Los Visitantes.

El otro ilustre mecenas es Jorge Castañeda, quien ha apoyado totalmente el arte en todas sus facetas. Arte arquitectónico en su hotel y en el Cerro de Santo Domingo ha hecho surgir un bosque artístico, en donde el Maestro pudo realizar su mural sobre la comunicación, que estaba destinado para el edificio de Correos. Después de muchos años de estar archivado, Jorge Castañeda retomó el proyecto y ya se encuentra construido en el cerro.  Además se está terminando una sala-museo con el nombre del Maestro.   Acá serán exhibidos varios de sus proyectos no realizados

—————-

Conocedor de música, cine y letras, poseedor de una biblioteca de más de 10,000 ejemplares.   Hombre multifacético, ha recibido muchas distinciones en su amplia carrera, destacando la Orden del Quetzal y la Orden Doctor Mariano Gálvez, de las que no le gusta hablar, porque derrocha modestia, y humildad.

Su más reciente afición es escribir cuentos aún inéditos.